6 tips para conseguir que tus hijos coman verduras

Comida, ESTILO DE VIDA

Uno de los peores castigos que le puedes poner a un niño es obligarlo a comer verduras.

No sabemos si es por el aspecto o por el sabor, pero los más pequeños parecen odiar la comida saludable. Sin embargo, como buenos padres, sabemos que las verduras son una pieza fundamental en cualquier dieta y por lo tanto, nos vemos obligados a ser “los polis malos”.

Pero, ¿no sería increíble que los niños amarán un poco más el mundo healthy? Sigue estos tips que te mostramos a continuación y consigue lo imposible.

1. Los platos de siempre pero con una salsa diferente

Seguro que tus hijos son grandes amantes de la pasta, nadie puede resistirse a un buen plato de macarrones o de espaguetis. Así pues, debes aprovechar esta oportunidad para introducir las verduras en sus vidas.

Pero ¿cómo? El truco está en la salsa. Crea tu propio bote de salsa de tomate casera y añádele los vegetales que más te gusten: calabacín, zanahoria, pimiento, cebolla… ¡Estará deliciosa y seguro que tus hijos no notarán el cambio!

2. Smoothies

No hay nada mejor para empezar el día que un buen batido cargado de vitaminas. Crea tus propios Smoothies mezclando todo tipo de frutas y verduras. Añadeles un poco de azúcar para que sean más dulces y juega con la combinación de colores y sabores. ¡Les encantarán!

3. Cocina y come con ellos

El mejor método para conseguir que tus hijos coman es haciéndoles cocinar su propia comida.
Escoge una receta healthy, prepara un par de delantales y convierte a tu hijo en un auténtico chef. Pídele que te ayude preparar los ingredientes, a remover o a decorar el plato. Una vez listo, llega la hora de comer. Verás como el pequeño disfruta comiendo un plato que sabe que él mismo ha preparado.

4. La verdura en sus platos favoritos

La Pizza es un must en el menú ideal de cualquier niño, así que si decidimos combinarla con verduras estaremos más cerca de conseguir nuestro objetivo. Para ello, tenemos dos opciones: La primera es introducir las verduras como un ingrediente más (la pizza tradicional de jamón y queso pero añadiéndole tomates cherry). Además, si esta opción la hacemos a tamaño reducido, si creamos mini-pizzas de verduras, será mucho más facil que los niños se las coman.

Por otra parte, la segunda opción es hacer una pizza normal y corriente pero con una masa de coliflor. Esta nueva técnica se ha puesto muy de moda últimamente y la verdad es que es deliciosa y sorprendente.  Con esta masa podemos recrear las pizzas con los ingredientes de siempre pero introduciendo la coliflor sin que los peques se den cuenta. ¡Genial!

5. Snacks verdes

Los snacks son ideales para matar el gusanillo de media tarde. Prepara varios boles con bastoncillos, tiras de zanahoria o tiras de apio. Acompáñalos con Hummus o Guacamole, dos salsas altas en fibra y con muchas propiedades beneficiosas para la salud. Colócalos en un lugar visible y ve cogiendo alguno de vez en cuando. Los niños imitan todo lo que hacen sus padres, así que el triunfo está asegurado. ¡Fácil y delicioso!

6. Sopas y cremas de verduras

Las sopas y cremas de verduras son el clásico que siempre funciona. Desde siempre, la mejor manera para conseguir que los niños coman verduras ha sido triturarlas. Cremas de calabaza, de zanahoria, de calabazín… Todas cremosas y de lo más sabrosas, una fuente de vitaminas en estado puro. ¡Yummy!

Ahora ya puedes conseguir que tus hijos mantengan una dieta sana y saludable. ¿A qué esperas?

Post relacionados

Todos los derechos reservados © Luna media Group, 2018